martes, 2 de septiembre de 2008

Charly and Co, Conde Duque, Madrid

La gente simpática es más bella, eso es un hecho irrefutable. Que los amigos que visten bien, a veces coinciden en ciertos estilos, también. Hoy tenemos a dos que se contagiaron telepáticamente los pantalones de cuadros marrones.

Hace tiempo unos amigos extranjeros me dijeron que en Madrid, el marrón era el equivalente al negro anglosajón. Es verdad, mientras en Londres y NY abusan del negro en la vestimenta formal, nosotros nos decantamos más por el marrón.

Los sombreros ya sabéis que son mi debilidad (ver post anterior). Y el azul cielo un complemento genial para el marrón chocolate porque lo suaviza y le de candidez.