martes, 6 de marzo de 2012

Bienvenido Míster Fitch

Modelos durante la fiesta de Forever 21 en Madrid

Imagino que ya estáis al tanto del desembarco de Abercrombie&Fitch en Madrid. Lo más impresionante, a parte de las instalaciones y los modelos que trajeron para la inauguración, son las colas que se forman para entrar todos los fines de semana. Sinceramente, no me las creía, con la que está cayendo en el retail español estaba segura que muchos de los que hacían cola estoicamente estas Navidades para comprar las sudaderas del reno, eran tan asalariados como los jóvenes sin camiseta que pasaron frío los primeros días para llamar nuestra atención (y lo consiguieron). Pero he preguntado y me aseguran fuentes de buena tinta que no, que son reales, que aunque cierto es que frenan la entrada de público sin estar el local abarrotado, los que están fuera esperando están ahí por propia voluntad.

Si a eso le añadimos que la cadena del reno tiene prevista la apertura de otras dos macro tiendas en la Comunidad de Madrid en el próximo año, la reciente llegada de Forever21 a Barcelona y el próximo aterrizaje de Ralph Lauren a otro palacete vecino al de Abercrombie en la milla de oro madrileña, nos encontramos con un panorama que da que pensar que al otro lado del océano saben algo que nosotros no sabemos. ¿Cómo puede ser que nosotros veamos el panorama del sector de la moda en España tan negro y sin embargo las principales cadenas estadounidenses le garantizan un futuro tan prometedor como para arriesgarse a abrir tiendas millonarias en tiempos de crisis?

Que nos cuenten algo de lo que saben por favor o, al menos, que compartan sus esperanzas y visión positiva.

Abrazos,
La Condesa prefiere burros a renos