viernes, 12 de diciembre de 2008

Real fur and art

Qué bonita es la ampliación del Reina Sofía. Siempre la había visto a pie de calle y el otro día desde las últimas plantas me pareció aún más espectacular teniendo más cerca el techo que proyectó Jean Nouvel. Estuve pensando...."¡Qué tio! ¿Cómo se le pudo ocurrir que un techo así de raro quedaría tan espectacular y encima convencer a todo el mundo de hacerlo?". Me pasa lo mismo que cuando veo las colecciones de Balenciaga por primera vez, que no las entiendo del todo porque no se parecen a nada pero siento que conforme las vaya viendo me van a ir gustando más y más. Y al final les pillo el truco y no puedo vivir sin verlas un ratito a la semana y todo lo demás me parece simplón. Pues lo mismo, para mi la ampliación del Reina Sofía es como un vestido de Balenciaga. Ála! Ahí queda mi momento filosófico arquitectónico del día, no llego a más.



Todo esto para contaros que estos días me cuesta mucho hacer streetstyle porque salgo de trabajar cuando ya no hay luz de día y el flash es el peor enemigo de mis fotos. Pero por suerte mientras estaba en el Reina me crucé con esta espectacularidad absoluta de abrigo.


¡Qué cuello, qué puños! Si fuera mio llevaría el cuello subido hasta los ojos para aislarme del mundanal ruido en esa suavidad de piel y los puños los usaría para hipnotizar a los mortales sumergiendo su cara en ellos y convenciéndoles para hacer lo que quisiera....Tipo: "Dame todo el escaparate de Ekseption por 120€"....¿Perdone cómo dice?...."He dicho que vacíes el escaparate. ¡PUÑOS FUERA!". Al más puro estilo de una Mazinger-Z fashionista.


Gracias a Rafael Celda que me invitó al evento en cuestión donde me crucé con esta mujer tan agradable. De verdad que este blog me da unas alegrías y anécdotas que dan para otro blog sólo de paranoias y casualidades imposibles.