miércoles, 1 de abril de 2009

Will

Estoy en una contra-reloj hasta que lleguen las vacaciones y pueda dedicarle un poco más de tiempo a...todo. Pero hoy es un día muy especial y quería reseñarlo porque cumple años uno de los seres que yo más quiero en este mundo. Mi perro Will



Porque es mi perro aunque esté en la distancia. Lo que pasa es que fue mi malvada hermanastra la que fue hasta la perrera y lo adoptó, pero en realidad Will pertenece a toda la familia, más en especial a mi, que soy la que más lo quiere.

Como podéis observar Will es el perro más guapo del mundo, sin exagerar. Estamos convencidos de que alberga el espíritu de un príncipe búlgaro que componía poemas y languideció de amor, porque así es su carácter. Tranquilo, amable, sibarita, gracioso y con unos modales exquisitos.

Observar a Will conduce a un relax inmediato...


...media sonrisilla...


...partiéndose de la risa enseñando sus pestañas blancas...


...patitas de pelo extra suave...

Es rubio como Paul Newman, lleva un traje blanco y negro como Cocó Chanel y los ojos siempre delineados en negro como Sofía Loren, por eso tenía que aparecer en El Vestidor con más motivo que nadie.
Fijaos como es que dice que sólo levanta una de las dos orejas porque levantar las dos es de perros maleducados y desafiantes.



De Will nunca te cansas porque no es un perro, es una persona encantadora. No ha habido nadie que tras conocer a Will, aunque no fuese una persona de perros, no le cayese bien.
Es cierto que no hay brecha más indivisible para la Humanidad que los partidarios de los perros y los de los gatos. Personalmente no entiendo qué tiene de especial tener un compañero felino que no te ama pura e incondicionalmente, como te quieren los perros.


Will ofuscado

Porque Will es un ser puro y honesto de amor desinteresado, bueno, cierto es que se decanta un tanto más por aquellos que le sacan a pasear o le dan solomillo ibérico a hurtadillas. Y claro está, en mi casa cuando Will viene de visita nos peleamos por ganarnos sus favores.


Will contento al minuto siguiente y sin rencor

Así que si estáis pensando en buscaros un compañero de vida canino, por favor, id a la perrera, no vayáis a una tienda. Hay seres maravillosos, listos como el hambre y que os lo agradecerán más que nadie porque sabrán lo que habéis hecho por ellos.

¡¡¡WILL, FELIZ CUMPLEAÑOS!!!