martes, 13 de octubre de 2009

La Condesa a la venta

A todo aristócrata le llega el triste momento en el que tiene que poner a la venta sus pertenencias. Atrás quedan los años de beber champagne en el Ritz de París y apostar las joyas familiares en el Casino de MonteCarlo. Ahora toca afrontar el destino lo más honrosamente posible y abrazar la decadencia como a una vieja amiga (¡Cómo me gusta el drama!).


Ha llegado el momento. Sí amigos, lo que empezó hace casi un año como un hobby que aplacase las inquietudes artísticas ha terminado convirtiéndose, con el tiempo y mucho trabajo, en la materialización de una pasión. La de coser y cantar.

Por fin, ahora, aquí, adiós ayer, os presento la primera chaqueta militar aristocrática de La Condesa a la venta online.



Foto: Fernando Chic too Chic

Como os podréis imaginar es la niña de mis ojos. Patrón cuidado hasta la saciedad. Se estrecha en la cintura sin que apriete. Se separa de la parte baja de la espalda con una ligera cola que aporta un toque aristocrático de más. Lana de vicuña para el exterior, forro de seda fucsia para el interior. La locura.



Foto: Fernando Chic too Chic

Los detalles del cuello, los bolsillos y la trabilla de la espalda están hechos en terciopelo rojo suavito suavito. Los adornos de las mangas están hechos con cinta de oro viejo y los botones, tanto de pecho como de puños, son dorados con un motivo de ancla.


Podéis comprarla a través de la tienda online aquí o si preferís hablar conmigo directamente me mandáis un mail y nos entendemos.

Hay disponibles modelos en la talla 38 y 40, pero si quisierais otra talla sólo tendríais que decírmelo.

Me muero de la ilusión de lo bien que han quedado, su trabajo ha costado. Y más aún me emociono de lo bien que lucen delante de la cámara de Fernando, está claro que si hay algo en lo que invertir en esta vida es en un buen fotógrafo. Tanto es así que iba a poner a la venta otras prendas pero como las fotos son mucho peores he preferido dejar estas primero y las demás os las enseño en los próximos días.

Besos mil, gracias por leer,

La Condesa en bancarrota y que no sonríe en las fotos porque le han puesto aparato