domingo, 23 de mayo de 2010

Eva, tu curso de corte y confección por correspondencia

Me han hecho un regalo simplemente impagable, por su originalidad, utilidad y por lo que demuestra que me conoce la persona que me lo ha regalado: es un curso de corte y confección por correspondencia de 1954. Alucinante. Gracias Charly.

Photobucket

Mi amigo lo encontró por casualidad en un anticuario y supo inmediatamente que tenía que ser para mi. Cuando lo abrí y empecé a examinarlo no daba crédito a mis ojos. Al parecer Eva ayudó durante muchos años a que nuestras abuelas aprendieran a coser, haced la prueba y preguntadles si les suena de algo.

Photobucket

Lo mejor sin duda son las ilustraciones y el tono con el que "Eva" se dirige a sus apreciadas lectoras. En la carta de presentación del curso que veis en la foto superior se pueden leer perlas como la siguiente:

Como mujer, comprendo perfectamente el interés que sientes por el Corte y la Confección. Indudablemente que habrás pensado muchas veces en la conveniencia de conocerlo. Si eres soltera, te agradaría lucir este o aquel modelo o poder ejercer una profesión de magníficas ganancias. Si eres casada y, tal vez, madre ¡qué placer llevar a tus niños bien ataviados y ver a tus familiares contentos de tener una auténtica mujercita de su casa, capaz de ayudar a la economía del hogar!

Es decir, si eres soltera (cacho golfa) deberías estar haciéndote ropa a ver si enganchas a alguno o, como segunda opción, intentar encontrar un trabajo bien pagado (¿en 1954? ¿una mujer? ya te digo yo cuál). Y si eres casada (descartado que al mismo tiempo trabajes) tu marido y tu madre se alegrarán de ver que sirves para algo en casa (aparte de criar a los niños, cocinar, administrar...).

Photobucket

Photobucket

Así eran las cosas hace 60 años, está bien recordarlo ahora que hay tanto apocalíptico entregado a anunciar el fin de nuestra sociedad y también para no olvidar de dónde venimos. La moda es moda ahora, antes era corte y confección, no se enseñaba en creativas escuelas de diseño sino en casa de madre a hija, no se exponía en pasarelas sino en pequeños salones con clientas y su objetivo primordial era ser útil, ponible, embellecedora, vendible. Me pregunto si todos los diseñadores de nuestro país tuvieron una madre o abuela que hizo el curso de Eva.

Photobucket

Photobucket

A mi ahora mismo me tiene totalmente loca y absorbida. Aparte de morirme de la risa con los textos y recomendaciones para tu vida social, Eva es francamente útil porque me ha proporcionado infinidad de patrones que encajan a la perfección con la idea que tenía para la próxima colección, esa "Ver Italia y morir" que todavía está en fase de investigación pero que en octubre deberá ser una realidad.

Photobucket

Photobucket


Me despido como lo hace Eva en su último fascículo, con una recomendación con la que no puedo estar más en desacuerdo dada mi tendencia barroca pero que a la vez me encanta y comulgo plenamente con ella:

Buscad la sencillez. La linda escena que ve en esta página es un bello exponente de los agradable y gentil que resulta la mujer cuando busca en su atavío la sencillez y la naturalidad. Huid de los modelos complicados y si los lleváis, que sea sólamente en señaladas ocasiones. Los modelos aparatosos cansan la vista y pronto dejan de ser atractivos. Buscad lo elegante entre lo sencillo y disfrutaréis de fama de personas de buen gusto.

Photobucket

Recibid mis más sentidos abrazos,

La Condesa buscando un atavío sencillo y natural