lunes, 10 de mayo de 2010

Florencia: la ciudad del síndrome de Stendhal

Photobucket

Visto que ahora mismo lo que más triunfa en la tele son los programas de chistes malos y los de "mis vecinos por el mundo", me uno a la tendencia con un post sobre direcciones que he encontrado útiles en mis viajes a Florencia. He pensado presentarle a alguna cadena el guión de un nuevo programa titulado "Aristócratas por el mundo", en el primer capítulo saldría yo en cualquier lado contando que, después de a mi familia y amigos, lo que más echo de menos es el jamón, las cañas y el tapeo. En el segundo sería nuevamente yo, en otro lado del mundo , hablando de lo caro que está el aceite de oliva, enseñando la morcilla congelada en la nevera y quejándome de lo diferentes que son los lugareños con respecto a los españoles porque no hacen ruido en los restaurantes ni por la calle. Seguiríamos con un tercer episodio en el que una versión bronceada de mi misma, esta vez en una playa paradisíaca, os presentaría a mis mejores amigos del lugar que son siempre un ingeniero malayo de camisa gris y otra española descarriada, porque lo que está claro es que uno cruza el mundo para conocer a sus amigos de la vida....españoles.

Mientras le sigo dando vueltas a la idea os dejo unas cuantas direcciones útiles de Florencia, ojo que mi concepto de utilidad puede resultar un tanto peculiar.

  • Eredi Chiarini (Via Roma 16): LA tienda de hombre, LA, en serio, no he visto nada igual en ninguna parte. Bueno sí, las tiendas de Ralph Lauren en EE.UU se le parecen, pero esto es mejor porque es una tienda a la que accedes por una puerta minúscula y después de subir dos plantas llegas a una especie de templo del buen gusto masculino, con una excelente selección de marcas, sastrería a medida, zapatos, complementos, perfumes y una sucesión de habitaciones maravillosas que te harán experimentar el síndrome de Stendhal más fuertemente que en la Galería de los Uffizi. Es parada habitual de Scott Schuman cuando va a la feria de Pitti y uno de sus dependientes sale con tanta frecuencia en Sartorialist que entre ellos lo llaman "la celebritá".

Photobucket

La mala noticia, la sección de mujer es nefasta. La buena noticia, enfrente está Luisa Via Roma que es LA tienda de mujer...y de cualquier ser humano de la faz de la tierra al que le guste la moda. Impresionante, no tiene nada que envidiarle a Colette.

  • Luigi (via de Gondi): el Consorte se deja crecer la barba la semana antes de ir a Florencia sólo para que le afeite Luigi, un señor de 70 años que al parecer tiene manos de quinceañera y pulso de cirujano. Según me cuenta es un placer dejarte afeitar a cuchilla por este señor, incluso cuando te la pasa por la nuez. A mi me parece un ejercicio de confianza supremo, más estando en Italia y habiendo visto tantas películas de mafiosos en las que la venganza se sirve en una barbería; aunque lo cierto es que le deja suavísimo, oliendo a hombre de honor y apura tanto que luego aguanta al menos tres días sin volver a afeitarse.

Photobucket

  • El restaurante de Mario, Tommaso y su mamma: me tienen prohibido dar la dirección exacta para que siga siendo nuestro secreto mejor guardado. Es uno de los mejores restaurantes en los que he comido en mi vida. Son sólo 6 mesas, no hacen pizzas, ni bisteca fiorentina, no tienen hielo, comes lo que ellos te dicen, te escriben la cuenta en el mantel de papel y no les caen especialmente bien los turistas. Así que suerte si conseguís atravesar la puerta. Una mamma, un padre y un hijo es todo el personal con el que cuenta el lugar. Comida casera de llorar de lo rico que está todo. Esta Osteria es una razón tan fuerte para volver a Florencia como visitar el Duomo

Photobucket

  • Vistas desde lo alto del Palazzo Pitti: en la última punta de los jardines del Palacio Pitti hay un museo dedicado a la cerámica.

Photobucket

Aunque lo realmente espectacular del sitio no son sólo los platos y tazas (uau la de la chaqueta militar) sino las vistas que se contemplan desde allí. Te relajas al instante, la luz, el silencio, los olores...podrías quedarte contemplando la Toscana durante horas en un estado de paz absoluto y de paso estarías recargando las pilas.


Photobucket

Y por supuesto uno nunca puede irse de Florencia sin contemplar con gusto lo más bonito de toda la ciudad...


Photobucket

Ánimo con el lunes

Besos mil,

La Condesa pensando en las vacaciones
------------------------------------

Capítulos anteriores de "Aristócratas por el mundo":
-Nueva York
-Costa Amalfitana