martes, 14 de diciembre de 2010

Mi reino por un Chanel

Hoy no dispongo de mucho tiempo así que he pensado en limitarme a dejaros fotos con las que podáis ensalzar el noble arte de la visualización de moda. Moda de la buena, estamos hablando de Chanel amigos, Chanel. De nuevo estuve de visita en su presentación a prensa y de nuevo toqueteé, babeé, lloriqueé y puse a los dioses por testigo (con un puñado de tierra roja en la mano) de que jamás dejaría de usar botones labrados, aunque tenga que buscar mis propios troqueles, sobornar a los distribuidores de material para el ejército e incluso mendigar a artesanos retirados, a los dioses pongo por testigo que jamás dejaré de usar botones labrados.
Es dar una vuelta por las creaciones de Karl y se te quitan todas las ganas de minimalismo, nunca he sido seguidora de esta corriente (uf me duermo de aburrimiento) pero viendo que el minimalismo va a llegarrrllll nada como sumergirte en el universo Chanel para olvidar el recato y la austeridad.

Queridos Reyes Magos, dejad lo que estéis haciendo, es tontería, concentrad vuestras energías en los siguientes:

BOLSOS

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket
Éstos pequeñuelos han sido diseñados como una posible alternativa al 2.55, una línea más joven. Seguramente ahora los veamos muy lejos de sus hermanos mayores pero quizá con un poco de tiempo y la varita Chanel/celebrities actuando nuestra opinión cambie.


ZAPATOS

Photobucket

Photobucket
Éstas bailarinas son simplemente maravillosas

Photobucket


Y JOYAS:

Photobucket

Photobucket

Durante la presentación hice un experimento y llegué a la conclusión de que la combinación chaquetas de La Condesa más bisuta de Chanel es magnífica, Karl puede que no lo vea tan claro y prefiera sus propias chaquetas, pero si yo fuera una revista de moda española en este momento sentiría como se me enciende una bombilla en el cerebro... ... ejem... ... donde vosotros veis manipulación yo veo iniciativa y facilitación del trabajo a las estilistas de moda.

Abrazos bien cargados de cadenas y perlas,
La Condesa que le gusta el oro más que a las urracas el brillo