viernes, 10 de diciembre de 2010

La Condesa niños

Ayer saltaban las alarmas, una de las criaturas de Angelina Jolie y Brad Pitt (ni por el nombre ni por la cara sé si es niño o niña y no pienso perder ni un segundo en investigarlo) salía a la calle con una chaqueta militar y varias personas me escribieron preguntando si mi clientela había pasado de ilustre a célebre. No, lamentablemente no, Angelina adopta muchachos por el mundo pero aún no se ha decidido por una nena extremeña como yo.

Photobucket

La anécdota me recordó que tenía algo importante que contaros y es que La Condesa ha lanzado por fin versiones infantiles de sus chaquetas militares las cuales han salido en la edición de Otoño/invierno 2010/2011 del Vogue Niños. Yujuuuu!!

Photobucket

La primera en darse cuenta del lanzamiento fue Mireia de My Daily Style, que ya hace más de un mes publicó el editorial entero y anunciaba las chaquetas para niño de La Condesa con emoción. Qué linda, ¿os imagináis que me dejara a Bruno de modelo? ¿Y para niña Marta la hija de Estefanía que me pidió una mini chaqueta hace tiempo? Arrasaríamos.

Photobucket

Aunque en realidad por modelos no me puedo quejar porque todo surgió cuando hubo que vestir a mis sobrinos para mi boda de hace unos meses y cuando les vimos con las chaquetas puestas casi nos desmayamos de lo guapísimos que iban. Tenía claro que bajo ningún concepto iba a vestir a los niños de paje (no, no y no), esas manoletinas, esos pololos, esas medias y esos lazos que les ponen no deben ayudar a que se lo pasen bien (ni a definir su sexualidad tampoco) y por suerte sabía que mis hermanas tampoco estarían de acuerdo en ponerles cuellos de puntillas (cuando vienen de visita a España se extrañan de que "sigamos vistiendo a los niños como en la época del NO-DO"). Así que acabamos vistiéndolos de vaqueros, zapatillas y "unas chaquetas de capitán que os va a encantar". No podían estar más felices, parecían de juguete, tanto que cuando entraron antes que yo en la ceremonia se llevaron la mayor ovación y yo pasé a un aburrido segundo plano.

Photobucket

Éste es David, mi sobrino californiano, tenía como misión llevar los anillos (en un cojín que preparamos ad-hoc el día de antes) y los defendió como si fueran el tesoro más preciado.

Photobucket

Éste es Nicolás, mi sobrino holandés, se negó a sentarse con el resto de los niños y se dedicó toda la ceremonia a llamarme desde una esquina frontal "Tiiaaa, tiaaa" como diciendo "¿pero qué haces ahí? todo el mundo está detrás de ti mirando, corre vente y nos escapamos". La que está detrás tan bien vestida es su madre, hermanastra A, que siempre va impecable la tia.

Photobucket

Así que como veréis, mejores modelos no podía tener. ¿Bellezones mis sobrinos eh? Lo sé.

Abrazos mil,
La tia Condesa

Pd: tengo más sobrinos, un día los junto a todos para una sesión. Iberia, ¿serían tan amables de patrocinar el encuentro? Gracias