lunes, 17 de enero de 2011

Retratos con Holga

Ya lo dijo Suzy Menkes, el mayor avance en moda en los últimos años ha sido la cámara digital. Yo añadiría, sin ánimo de apostillar al tupé más ilustre, que los programas de edición de fotografía también nos han dado muchas alegrías, especialmente a aquellos que gastamos fortunas en cámaras analógicas reflex y nunca supimos sacarles todo su partido (¿y qué importa con lo interesantes que nos hacían parecer?), ahora, con el binomio cámara digital más retoque fotográfico me atrevería a decir que no hace falta ser buen fotógrafo para tener grandes satisfacciones con tus fotos personales, CASI todo se puede resolver en la post-producción.

Vale, partimos de que el encuadre, la composición y el talento son irremplazables, pero para todo lo demás...fotos tiradas en RAW y retoque con light-room. Como esto también requiere conocimiento y paciencia podemos bajar un peldaño más donde nos encontraremos con magníficos programas creados para el entretenimiento de los profanos en la materia. Con estos programas puedes corregir la mayoría de errores de iluminación además de simular los efectos más románticos de las analógicas. Curioso que ahora que estamos sumergidos en la era digital nos gusta que las fotos parezcan analógicas.

Photobucket
Tomemos por ejemplo esta foto hecha con un reflex digital a la que no le hemos aplicado ningún efecto. No tiene nada de especial más allá de servir para acentuar mi egregio perfil y señalar una insolente cana en mi parietal (¿perdona una qué?AAAAAHHHHHHHHAAAAAA!!!! ((bueno de eso hablamos otro día)).

Para empezar tenemos PICNIK, con Picnik puedes hacer aplicar todo tipo de efectos a tu foto sin necesidad de registrarte ni perder tiempo. Entras subes una foto, jugueteas todo lo que quieres (recomiendo la pestaña crear -> efectos) y al final la guardas. Inconveniente, al ser un programa online a veces puede tardar en procesar.

Photobucket
Con el efecto "proceso cruzado" de Picnik de repente la foto tiene más gracia, los colores están más vivos, la cana se ve menos (¿perdona la qué? AAAAAHHHHAAAAAA) y hay un efecto verdoso que recuerda a las fotos de negativos.

Para evitar esperas hay otro programa que puedes bajarte, el Toycamera Analogcolor, con el que conseguirás para tus fotos ese aspecto vintage que lucen muchos de los blogs más populares. Te lo bajas, tienes unas cuantas fotos de prueba y si te gusta sólo tienes que pagar unos 9€ para desbloquearlo y que sea tuyo para siempre.

Photobucket
Aquí la foto ha sido tratada con varios filtros del programa que se usan como simples barras deslizadoras, es muy fácil de utilizar. Le proporciona a las fotos un aspecto que extrañamente nos atrae, si las visionas durante mucho rato te entran ganas de comer macarrons.

En los dos programas anteriores se pueden encontrar opciones para imitar las extintas Polaroids, pero para esos menesteres mi programa favorito sigue siendo Poladroid. Te lo descargas de forma gratuita, eliges la foto que quieres convertir y tú decides el grado de revelado según menees más o menos la foto. Ya lo decía el André3000, shake it like a polaroid picture, c'mon shake it, sha, sha, shake it.

Photobucket
Máximo revelado de la poladroid, tenemos el venerado cajetín blanco y no hay ni rastro de la cana (BASTAAAA).

Para los que echan de menos el blanco y negro analógico (el digital no es igual, lo sabemos) hay un programa japonés que te transporta las fotos a principios del siglo pasado, el Wanakoto, los textos están en japonés pero se intuye lo suficiente como para cargar la foto y esperar el resultado final.

Photobucket
Gracias a los colores y el grano la foto parece de un periódico de 1900....se busca aristócrata delincuente. Hoa fue quien me descrubrió este programa, gracias jefa.


Finalmente, y a pesar de todos estos trucos, aún existe lo real, lo genuino. Imagino que ya conocéis o habéis oído hablar de la filosofía Lomography, yo tengo dos cámaras de este tipo, la Holga y la Suplersampler que me hacen muy feliz porque me liberan de todo tipo de presiones a la hora de hacer las fotos. Uno carga el carrete, se santigua y comienza a tirar fotos bajo un relajado principio de "que salga lo que los dioses quieran". No hay mucho que puedas hacer, ni encuadrar, ni enfocar, ni comerte la cabeza...uno apunta más o menos y ZAS! A veces sale algo horroroso y a veces sale algo genial, ninguna de las dos cosas es gracias a ti.

Ninguna de las siguientes fotos han sido tratadas con programas de retoque digital, son tal cual salen del negativo.

Photobucket
Ésta es una foto casi a contraluz con Holga, el efecto túnel ha salido de forma natural, lo puedo intentar repetir los próximos dos meses que no creo que lo consiga.


Photobucket
Flash rosa sobre flash verde sobre un montón de nieve. Parece que haya explotado un chicle gigante.

Photobucket
Puedes disparar varias fotos sobre un mismo negativo. Así conseguirás un muñeco de nieve fucsia volando sobre un platillo por las calles de Madrid.

Photobucket
Aún no entiendo cómo ha podido salir la cinta de pelo que sujeta el carrete sobre el negativo. Nunca sabes muy bien qué pasa ahí dentro. Por cierto, ese perro es uno de mis alfileteros.

Photobucket
Al hacer varias exposiciones sobre un mismo negativo te pueden salir todos los amigos que quieras en una misma foto, aquí donde los veis están David, Paz y Esther.


Photobucket
La Holga es de plástico, tienes que cerrarle las ranuras con cinta plástica para que no entre luz...o no, y dejas que entre de forma espontánea generando esa especie de filtro lateral. Aquí están mezcladas las lámparas del Palacio de Fernán Nuñez con la cara de Mayte de la Iglesia y del Consorte. Lo sé, es raro, pero prometo que no estaba haciendo ningún experimento chungo, simplemente se me olvidó pasar el carrete de una foto a otra.

Photobucket
Aquí yo con mi bipolaridad, la de la derecha es mi cisne blanco y la de la izquierda el negro. Por cierto, ¿habéis visto ya Black Swan? Uahu Natalie. Uahu Rodarte.


Os dejo ya con todos estos juguetes con los que espero os lo paséis muy bien retocando vuestras fotos y poniendo los blogs a tono.

Feliz semana,
La Condesa analógica.